Aves de rapiña en la Burocracia

Tuxpan, Ver.- Millones de pesos y dólares que fueron pagados por empresas navieras al gobierno federal, por daños ambientales ocasionados al sistema arrecifal Lobos-Tuxpan, terminaron en manos de la burocracia y solo un porcentaje se aplicó en la restauración y conservación de este frágil ecosistema marino.

Los arrecifes de Tuxpan, uno de los bellos y sorprendentes del Golfo, han sido severamente dañados tras ser impactados por barcos mercantes y petroleros, incluyendo el Paula Kay, de la empresa Oceanografía, vinculada a los hijos de Martha Sahagún, esposa del ex presidente Vicente Fox.

Según la federación, Oceanografía pagó daños por 360 mil 981 dólares, cantidad que quedó depositada en el Fideicomiso Fondo para la Biodiversidad para el Programa de Restauración y Compensación Ambiental.

Sin embargo, esta cantidad no fue lo que realmente pagó Oceanografía, hay un faltante de dinero. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), aceptó que se quedó con un 5% para “cubrir gastos administrativos”, pero, que esto, está establecido en el convenio de colaboración suscrito entre PROFEPA y CONABIO.

En junio del 2014, el buque coreano Mu Du Bong provocó una afectación de 3,662 m2, en el arrecife Lobos-Tuxpan, dañando el tejido vivo de al menos 250 colonias de corales, de 8 especies, 3 consideradas en peligro de extinción. Se valuaron los daños en 10 millones de pesos y la PGR estableció una fianza, por esa cantidad, al Capitán O Chun Li.

Un año después, PROFEPA bajó el monto de los daños a solo $4.7 millones de pesos e impuso una multa ridícula de 500 mil pesos a la empresa dueña del buque. A la fecha, el dinero no se ha aplicado en su totalidad en la reparación del desastre.

Lo mismo sucedió con el buque liberiano “Chemstrans Alsters”, que destruyó una superficie de 2.385176 hectáreas, ubicada al este del Arrecife Enmedio, del sistema Lobos-Tuxpan.

En la lista de negligencia se encuentra el buque-tanque “Nuevo Pemex 1”, cargado con 60 millones de litros de combustible, impactó el arrecife Enmedio, afectando 0.267032 hectáreas de corales, frente a costas tuxpeñas.

Todos pagaron diferentes cantidades que debían invertirse en la restauración de las zonas afectadas, pero no fue así. Una parte se quedó para pagar burócratas y otro porcentaje para fines ambientales.

Por este tipo de situaciones y omisiones, ocurridas en detrimento de áreas naturales protegidas, no solo en Tuxpan, sino en otras partes del país, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación N° 26, a la Semarnat y a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Comments

comments