Avalancha repentina casi sepulta a cineastas | La Opinión de Poza Rica