Austria exige a Alemania aclarar espionaje masivo

Las relaciones bilaterales entre Austria y Alemania, dos países vecinos, corren el riesgo de enturbiarse a raíz de un nuevo supuesto caso de espionaje masivo. Viena ha pedido explicaciones a Berlín después de que dos publicaciones austriacas desvelaran que los servicios secretos exteriores alemanes (BND) habrían investigado ministerios, empresas, embajadas y organismos internacionales. El espionaje se habría producido entre 1999 y 2006, según desvelaron Der Standard y Profil.

El canciller austriaco, el conservador Sebastian Kurz, compareció el sábado en conferencia de prensa junto al presidente austriaco, el ecologista Alexander van der Bellen para pedir explicaciones. “Nuestro deseo es por supuesto saber quién fue controlado, cuándo terminó la vigilancia y por supuesto queremos tener la certeza de que ha terminado”. “Algo así no debe suceder entre Estados amigos”, añadió Kurz. El presidente Van der Bellen insistió en la misma idea: “Espiar a países amigos no solo es poco común e indeseable, es inaceptable”. Van der Bellen pidió a Berlín “aclaraciones completas”.

Ya en 2015 se filtraron las primeras informaciones que indicaban que los servicios alemanes podían haber colaborado con los estadounidenses en el espionaje de objetivos austriacos. Ahora, las nuevas revelaciones apuntarían que a una extensión mucho mayor de la conocida hasta ahora. La información que aseguran disponer las publicaciones austriacas, hablan de una lista, en la que aparecería detallado cómo se interceptaron unos 2.000 correos electrónicos, faxes y conversaciones telefónicas. El espionaje se habría mantenido además durante siete años.

Empresas vigiladas
El Organismo Internacional para la energía Atómica (OIEA), la Organización para la Seguridad y la cooperación en Europa (OSCE), así como organizaciones islámicas, bancos, comerciantes de armas, profesores universitarios, presuntos terroristas o agencias de noticias estarían entre las instituciones afectadas. Prácticamente todas las grandes empresas austriacas habrían sido además víctimas del espionaje. También algunas Pymes, especializadas por ejemplo en producción de aluminio o de madera figurarían entre los objetivos, lo que apuntaría, según las publicaciones que han destapado el caso a supuesto espionaje económico con el que Alemania habría tratado de obtener ventaja competitiva sobre los empresarios vecinos.

Der Standard asegura además que los alemanes compartieron parte de esa información con servicios secretos de otros países como el estadounidense. En 2016, Alemania aprobó una ley para reformar el funcionamiento de los servicios exteriores de inteligencia (BND) tras conocerse el espionaje del NSA estadounidense y que impediría el tipo de prácticas que ahora denuncian lso austriacos.

El País

Comments

comments