Artesanos tének, en el olvido

TANCOCO, Ver.- Además de que no reciben estímulo gubernamental alguno para sostener su actividad, actualmente en decadencia, a los artesanos tének se les regatea todo, lamentó Lucio Hernández Demetrio, integrante de esta etnia.

Mientras termina de elaborar un sombrero en el que se invierten hasta dos días de trabajo y por el cual el cliente paga entre 100 y 150 pesos, Hernández Demetrio señala que la actividad que desarrollan se va extinguiendo ante la falta de apoyos, los bajos precios del producto y el poco interés de los jóvenes por aprender el oficio.

“Aquí cada presidente que entra siempre nos dice que nos va a ayudar, que nos van a buscar mercado, pero siempre ha sido mentira, porque nunca se ha hecho. Solamente lo dicen, que nos van a conseguir mercado y nunca se ha hecho”, señaló.

Anotó que en forma esporádica son invitados a festivales de huapangos para que vayan a ofertar sus artesanías, pero lamentablemente los asistentes les regatean todo.

“Un sombrero de palma, que lleva dos días terminarlo, lo queremos vender en 150 pesos, pero nomás pagan cien pesos y a veces la gente lo quiere comprar en 50 ó 60 pesos, pero no nos conviene, y más en estos días que ya no hay la materia prima. Mejor nos estamos aguantando para venderlos de perdido en 100 pesos”, recalcó.

El artesano insiste que requieren del apoyo de programas de gobierno, pero no tienen quién los asesore para aterrizar proyectos de esa índole.

Agregó que también elaboran abanicos, canastas, figuras decorativas y hasta calzado de palma, pero el producto más comercial es el sombrero, pero para ello necesitan hormas para elaborar los conocidos como “María bonita”, “Tejano”, “Cuatro pedradas” y otros.

Hernández Demetrio advierte que la elaboración de artesanías entre los integrantes de la etnia tének se va extinguiendo también por el desinterés de los jóvenes en aprender el oficio, pues saben que el producto es mal pagado.

“Yo veo que no tienen interés los muchachos. Yo quise darles enseñanzas aquí en la escuela secundaria de la cabecera y no quisieron, Ya nomás somos como tres los que hacemos esto, pero al rato, ya que nos vayamos de aquí, no vamos a dejar a nadie”, concluyó.

Comments

comments