Alistan el Domingo Grande, convertido en tradición

ÁLAMO, VER.- Tradición desde tiempos inmemoriales, pero convertida recientemente en una fiesta folclórica, plena de música y color, la celebración de Domingo Grande con sus huapangueadas y zapateadas a medio tianguis del centro de la ciudad, es esperada ya por muchos alamenses, como antesala de las festividades de Todos Santos.

El Domingo Grande se realiza antes de la celebración de Día de Muertos y representa el momento en que las familias aprovechan el tianguis dominical para realizar sus compras, con las que adquieren chile color y demás insumos para la elaboración del mole, cacao y leche para el chocolate, hojas de plátano para los tamales, y la flor de muerto o cempasúchil, mano de león, palmillas y varas para los altares.

Caminar por el tianguis del Domingo Grande es toda una aventura para los consumidores, pues es posible deleitarse con los aromas de las flores, del copal, de las ceras, de las especias y demás insumos para recibir a los Fieles Difuntos, y de admirar los colores vivos de las artesanías de barro en donde se quema el copal o se colocan las velas.

Aún más, desde hace ocho años, la celebración contempla además huapangueadas o zapateadas en varios puntos del tianguis, en donde la participación de tríos y bailadores despiertan el entusiasmo de los amantes de la música huasteca.

El programa oficial ya está en ciernes, y será dado a conocer en los próximos días, dijo un portavoz del Ayuntamiento.

Comments

comments