Algas tóxicas, causa de muerte de manatíes en Tabasco

La Procuraduría Federal del Protección al Ambiente (Profepa) dictaminó que la mortandad de 48 manatíes en la zona de Los Bitzales, en Tabasco, fue multifactorial, que derivó en el fortalecimiento de algas nocivas y sin injerencia alguna de actividades petroleras.

El director de la institución, Guillermo Haro Bélchez, señaló que un grupo interdisciplinario de expertos concluyeron las causas técnicas y científicas tras 13 reuniones entre los meses de mayo y octubre.

En rueda de prensa, comentó que factores como la sequía prolongada, las altas temperaturas, la presencia de coliformes fecales y residuos sólidos urbanos terminaron por fortalecer a las algas nocivas.

“La causa de muerte fue por intoxicación alimenticia por algas tóxicas que de manera acumulativa, crónica, en concentración letal, llevaron a la muerte de los 48 manatíes”, expuso tras una reunión con el comité interdisciplinario en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).

Abundó que de 35 estudios realizados al agua, sólo en uno, el del Instituto Tecnológico de Boca del Río, marcó una alta concentración de metales pesados.

Indicó que tal análisis lo realizó un laboratorio que no estaba acreditado por la Entidad Mexicana de Acreditación y no siguió la cadena de custodia para garantizar que la muestra correspondiera a la analizada.

Por lo tanto, expuso que Petróleos Mexicanos (Pemex) no tuvo responsabilidad sobre la mortandad de manatíes, pues la existencia de metales pesados en la cuenca está en niveles muy por debajo de los límites máximos permisibles marcados por las normas oficiales mexicanas de acuerdo con los 34 estudios restantes.

De la revisión a las instalaciones a Pemex en la zona, señaló que corrieron a cargo de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) en dos puntos en las inmediaciones del río, las cuales se encuentran inactivas actualmente, pero que de manera preventiva se tomaron medidas, no de forma correctiva.

Refirió que desde el pasado 26 de octubre no se ha encontrado a ningún otro ejemplar muerto y que la mayoría de los 48 manatíes se hallaron en los municipios de Macuspana, Centla y Jonuta.

De igual manera, se estima que en la zona existe una población de entre 500 y mil ejemplares de manatíes en la cuenca.

Entre las recomendaciones en la zona para evitar más mortandad, dijo, están el monitoreo técnico y científico para detección de florecimiento de nuevas algas nocivas, control del ecosistema de especies invasoras, la puesta en marcha de proyectos ecológicos, censos, reforestación en orillas de los ríos, entre otras.

Puntualizó que en este momento los estudios muestran que los niveles han vuelto a su estado original y no existen los límites que presentaron el problema multifactorial de muerte de manatíes, pero se mantendrá el monitoreo de las aguas.

Milenio

Comments

comments