Álamo, capital de la naranja

Álamo, Ver.- Hablar de la capital de la naranja, no sólo es hablar solamente de la famosa naranja dulce y jugosa, es hablar en sí de un mundo de cítricos, pues tan sólo en este municipio se cultivan alrededor de una veintena de diferentes variedades.
Hay para todos los gustos y necesidades, diría don Erasmo Monroy Gutiérrez, uno de los más conocidos citricultores y viveristas de esta zona citrícola: “Desde las naranjas para disfrutar de un delicioso jugo por las mañanas (o a cualquier hora) hasta aquellas consideradas de mesa, como las famosas mandarinas, e inclusive las recomendadas por nutriólogos y dietistas (la toronja, y hasta la excéntrica naranja japonesa)”.

De acuerdo al ensayo “Productores y cortadores de naranja, una relación fallida. El municipio de Álamo Temapache, Veracruz”, publicado en la Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas: “La naranja puede florecer varias veces al año, por lo que los tiempos de cosecha son periódicos, dependiendo de la variedad.
“Hay naranja temprana, de media estación y tardía, aunque la prevaleciente en la región, es la naranja de la variedad Valencia de maduración tardía.

Los períodos pico de cosecha en Veracruz, son de diciembre a febrero, y el siguiente período es el conocido como de “la mayera”, en el que la existencia de naranja es reducida, y la calidad del fruto no es muy bueno, posteriormente hay otro ciclo que comprende los meses de agosto y septiembre.”

¿QUÉ ES UNA NARANJA?
Según el sitio web Naturaleza Paradais Spynx, “la naranja es un fruto muy popular que proviene del naranjo dulce (citrus sinensis), originario de Asia Oriental, pero que está ampliamente distribuido en el mundo. Es un árbol perteneciente la familia de las rutáceas, en la que se incluyen más de mil 600 especies. El género botánico citrus es el más representativo de toda la familia y tiene unas 20 especies comestibles.
“En general, se conocen dos especies de naranjas: dulces (citrus sinensis) y amargas (citrus aurantium). La naranja dulce es la que se consume normalmente, tanto en crudo como en jugos y otras recetas. La naranja amarga no se consume en crudo y se utiliza para elaborar mermeladas, confituras, licores y aceites esenciales.”
Y agrega: “El fruto de la naranja destaca por su alto contenido en vitamina C, ácido fólico y algunos minerales como el calcio, potasio y magnesio. Incluso la naranja contiene beta-carotenos (propiedades antioxidantes), ácidos oxálico, málico, cítrico y tartárico. Tiene una cantidad considerable de fibra, especialmente en el mesocarpo (región blanca entre la corteza y la pulpa) que ayuda al tránsito intestinal.”

VARIEDADES PRODUCIDAS EN ÁLAMO
Para Monroy Gutiérrez, las principales variedades de naranja que se producen en el municipio de Álamo Temapache, son: de jugo, Valencia tardía, Valencia súper tardía y Valencia temprana, mientras que las de mesa son, Zarzuma, Mónica, mandarinas Fremo, Farch, Delicia y Dancing (tangerina), temprana March, temprana San Miguel, Ortanique y Reyna. Además de las toronjas Flama o temprana, doble roja, rosada y blanca.
Una variedad escasa, pero existente aún en algunas huertas, sostiene el productor y viverista, es la naranja japonesa o naranja jobo, la cual suele ser demandada como árbol de ornato para jardines o áreas verdes.
De la variedad naranja de jugo, señala, las más cotizadas suelen ser las de la variedad tardías, pero las más cotizadas han llegado a ser la Mónica y la Zarzuma, tanto que en 2016 –asegura- la primera llegó a costar hasta 10mil pesos la tonelada, aunque un año después –en 2017- su demanda se desplomó y a la fecha no ha logrado repuntar.
Por cuanto hace a la Zarzuma, anota, suele cosecharse hasta tres veces por año: mayeras y agosteras, y ha logrado alcanzar precios de hasta 4 mil pesos por tonelada.

ÁLAMO, PRIMER PRODUCTOR
En febrero de 2010, el entonces delegado de SAGARPA en Veracruz, Octavio Legarreta Guerrero, informó que la entidad veracruzana ocupaba el primer lugar en producción nacional de cítricos, produciendo cuatro millones de toneladas al año; sin embargo, por enfermedades virales y mosca de la fruta, esa producción mermaba en un 30 por ciento.
Sus datos coinciden con los aportados por la directiva anterior de la Junta Local de Sanidad Vegetal (que encabezó Lorenzo Escudero Pérez) y algunas organizaciones de productores, que hace dos años estimaban que en el territorio alamense existe una superficie sembrada de cítricos, de entre 47 mil y 60 mil hectáreas, gracias a las cuales la producción anual fluctuaba entre uno y dos millones de toneladas; lo que significa que sólo el municipio de Álamo produce alrededor del 50 por ciento de la producción total de cítricos del estado.
Igualmente, los datos de SAGARPA coinciden con Monroy Gutiérrez, cuando en aquel entonces la dependencia federal revelaba que en 2017 la Zarzuma había superado su precio de mil 600 a dos mil pesos por tonelada.
Aquella vez, dijo también, la tonelada de naranja Mónica ya se cotizaba en dos mil 200 pesos, cuando anteriormente su precio era de mil 200, y la mandarina había pasado de 400 a mil 700 pesos en el mercado nacional.
Como quiera que sea, Álamo es un paraíso para quienes gustan del rico sabor de las naranjas.

Comments

comments