Ahora es una estudiante de 17, en Chalco, Edomex: la hallan con huellas de asfixia y violación

Semidesnuda, con señales de abuso sexual y ahorcada con un lazo, fue localizada una joven estudiante, de aproximadamente 17 años, en la carretera Huexoculco-Miraflores, en el municipio de Chalco, Estado de México. Ocurrió un día después de que autoridades mexiquenses atraparan a un sujeto que mató y descuartizó a otra mujer.

Cerca de las 8:00 horas de este miércoles, autoridades fueron alertadas sobre el hallazgo. Vecinos encontraron el cuerpo de la mujer, quien tenía un lazo en el cuello y sus pantalones y ropa interior a las rodillas.

En la zona, además, se halló una mochila con útiles escolares, por lo que se presume que la víctima regresaba o iba hacia la escuela cuando fue atacada.

Policías acordonaron el área para dar aviso a personal ministerial. Agentes realizaron el levantamiento del cuerpo. La mujer vestía pantalón azul marino, así como pants gris.

Ayer, este diario informó que mientras familias de jóvenes desaparecidasesperan resultados genéticos en Ecatepec, Estado de México, para saber si ellas están entre las víctimas de Juan Carlos y Patricia, los feminicidios continúan en el municipio.

Carlos Aarón “N”, de 30 años de edad, fue aprehendido después de que se le relacionara con la muerte de una mujer, cuyo cuerpo fue localizado el pasado 23 de octubre en la colonia Santo Tomás Chiconautla, en el municipio de Ecatepec.

De acuerdo con las primeras indagatorias, la víctima y Carlos Aarón “N” iniciaron una discusión que se tornó violenta. El probable feminicida disparó un arma de fuego en contra de la víctima, ocasionándole la muerte, y luego cortó el cuerpo. Las partes las depositó en bolsas de plástico, para luego llevarlas al lugar donde fueron halladas.

Carlos Aarón “N”, de 30 años de edad.

En ese mismo Ecatepec, capital del feminicidio, la pesadilla, sufrimiento y tormento continúan para madres y familiares de jóvenes presuntamente asesinadas por Juan Carlos. A más de 20 días de que el caso se diera a conocer, siguen en espera que autoridades entreguen los resultados de genética de los restos humanos que confirmen quiénes fueron las víctimas.

El dolor y la tristeza invade a madres, hermanas e hijos, desde que sus familiares, todas mujeres, desaparecieron misteriosamente en la colonia Jardines de Morelos.

La vida de las familias de Arlet, Evelyn y Nancy se derrumbó el 5 de octubre al saber que Juan Carlos y Patricia, su pareja, fueron detenidos en la calle Playa de Cuesta, después de que se les sorprendiera con restos humanos que arrojarían en un terreno baldío. Los dos declararon las partes humanas pertenecían a las jóvenes madres que habían sido reportadas como desaparecidas.

Juan Carlos “N” reconoció ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México de que dio muerte a varias mujeres.

La Fiscalía señaló que entre 2012 y el día de su captura, pudo haber matado cuando menos a 10 mujeres -si bien él declaró que había asesinado a 20- en Ecatepec, uno de los municipios con mayor número de feminicidios en el país.

Tras su arresto, la Fiscalía mexiquense confirmó que los detenidos, Juan Carlos y Patricia, habían vendido una bebé de dos meses, hija de una de las víctimas, a una pareja que también ha sido puesta en manos de la justicia.

Un juez abrió a Juan Carlos “N” y a su esposa un proceso penal por delitos contra el respeto a los muertos, violaciones a las leyes de inhumación y exhumación, y por feminicidio, con lo que estarán presos mientras la Fiscalía concluye la investigación sobre el número de asesinatos.

La noticia causó la indignación de los ciudadanos, quienes usaron las redes sociales y las marchas para exigir justicia por los feminicidios.

Los días pasan y las preguntas sin respuesta se acumulan.

SINEMBARGO

Comments

comments