Afectan a niños por cierre de unidad deportiva en Veracruz

Más de 2 mil niños y jóvenes veracruzanos permanecen sin poder entrenar y jugar en las instalaciones de la unidad deportiva Valentín Ruiz Obregón, luego de que la Secretaría de Finanzas y Planeación del Gobierno del Estado de Veracruz las cerró a mediados de octubre de este año.

Miguel Domínguez Ruiz, padre de familia de uno de los afectados, dijo que hasta este lunes, la Liga Municipal de Futbol Infantil y Juvenil de Boca del Río, que tiene el comodato de estas instalaciones desde hace más de 30 años, no ha podido retomar la administración de las instalaciones localizadas en la avenida Jacarandas y Alaminos, en el fraccionamiento Virginia, en el municipio de Boca del Río.

“A nosotros nos dijeron que las instalaciones quedarían cerradas temporalmente porque se iban a realizar unos conciertos en el estadio de aquí, junto al de beisbol, que necesitaban el espacio para descargar tráileres y ver lo de los conciertos, pero cuando estos pasaran iban a regresar los campos a la liga”.

Explicó que lo que tenían entendido era que a mediados de noviembre las instalaciones volverían a manos de la Liga Municipal, sin embargo estamos terminando noviembre y esto no ha ocurrido.

Hasta este lunes, la directiva de la LMF, que preside el profesor Manuel Canela Santos, no ha emitido su postura sobre el tema y continúan trabajando en su sede alterna en la unidad deportiva Reino Mágico, que también está incluida en el comodato que mantienen desde hace casi tres décadas.

El cierre aparentemente temporal de la unidad deportiva Valentín Ruiz Obregón afecta directamente a niños y jóvenes de 110 equipos registrados en siete categorías, a los que pertenecen a la Escuela de Futbol LMF, a los alumnos de la Escuela de Porteros Alejandro Sánchez, así como a los usuarios de la Liga Municipal de Futbol 7 y la Liga Municipal de Futbol Rápido.

Cabe mencionar que las instalaciones de esta unidad deportiva son resguardadas por personal de Gobierno del Estado, que impiden el paso de cualquier persona al interior de la misma, cerrando con candados y soldando los dos únicos accesos que existen, ambos sobre la calzada Jacarandas.

En un recorrido por los alrededores, es evidente el abandono y la falta de mantenimiento que existe en el interior de este lugar, las canchas quemadas ante la falta de riego y varios tramos de los campos crecidos y sin tratar.

Los padres de familia han manifestado su descontento por la situación y piden a las autoridades, ya sea las salientes o a las entrantes, que resuelvan la situación y dejen de afectar a los niños que como siempre son los principales agraviados por decisiones de gente de pantalón largo.

DIARIODEXALAPA

Comments

comments