Adiós a Tom Wolfe: muere el padre del Nuevo Periodismo a los 87 años

Considerado uno de los padres del Nuevo Periodismo junto a Kapuściński, Tom Wolfe fue parte de la corriente periodística que contaba la realidad de la opulencia a través de la literatura. Su técnica narrativa lo llevó a convertirse en un referente de la ficción, pero de aquella que respeta el rigor de los hechos.

Este día, como diversos medios de comunicación lo confirman alrededor del mundo, Tom Wolfe falleció a los 87 años, presuntamente de una neumonía que lo habría mantenido en un hospital de Manhattan los últimos días.

muere tom wolfe 1

Tom Wolfe murió por una presunta neumonía a los 87 años. (Foto: 20 Minutos)

Traía el periodismo en la sangre, su capacidad para utilizar nuevas narrativas era indiscutible aunque lo experimentó a una edad adulta. Nacido en Richmond, Virginia, en 1931, Tom Wolfe se convirtió en reportero en el año 1962 a la edad de 31 años.

Tan sólo 8 años más tarde, antes de cumplir los 40, se convirtió en uno de los padres del conocido como Nuevo Periodismo al introducir técnicas literarias en los géneros de no ficción. Una década después, específicamente en los años 80, Wolfe fue considerado uno de los novelistas norteamericanos más reconocidos luego de romper con la estructura periodística tradicional, tras la publicación de su mayor obra literaria La hoguera de las vanidades, a la cual le siguieron otras tres exitosas novelas: Todo un hombreSoy Charlotte Simmons Bloody Miami.

muere tom wolfe 2

El periodismo y la literatura siempre se le dieron de una forma natural que trataba con irreverencia. (Foto: WordPress)

«Me gusta señalar el pecado y la depravación», declaró alguna vez Tom Wolfe. A veces le gustaba ir en contra del arte y la arquitectura contemporánea. Decía, por ejemplo, que los retratos de los reyes que se mostraban desnudos no eran por ser artísticos, sino porque estaban podridos y apestaban.

A Tom Wolfe le gustaba, además, contar sus múltiples anécdotas con personajes populares, como el boxeador Mohamed Ali, de quien dijo que aunque convivió con él cinco días, la experiencia había quedado marcada por los detalles, como por ejemplo, las conversaciones que tenía con sus acompañantes, sus aduladores o «la noche en que desapareció de un club nocturno y nos dejó con una cuenta sideral para pagar…».

Quien no era fanático de escribir en primera persona porque lo consideraba irrespetuoso, a menos que fueras una parte de la trama, dejó un legado narrativo a través no sólo de sus obras sino también de su comportamiento, el cual se basaba en dar la vuelta a las cosas para usarlas de una manera que le trajera un beneficio, como lo hizo alguna vez con el periodismo.

Descanse en paz, Tom Wolfe.

 

 

NLX

Comments

comments